fbpx

Ana Lucía Company

Si necesitas CLARIDAD, necesitas del SILENCIO

Ana Lucía

Estar en silencio nos ayuda y más de lo que creemos.

Cuando emprendemos nuestra mente nunca se calla y muchas veces perdemos momentos de claridad y necesitamos reconectarnos con nosotros mismos.

Por eso quiero compartirte la importancia de aprovechar los momentos de silencio que nos brinda nuestro alrededor (no importa cuál sea la situación), ya que en este tiempo, dejamos que nuestros pensamientos nos conduzcan a tener claridad, soluciones y nuevas ideas.

El silencio no es malo y tal vez como expresión absoluta no exista, sin embargo, el aprender apreciarlo nos lleva a que las ideas fluyan y de manera más rápida.

Pero cuando hablamos de silencio estamos en realidad reclamando escuchar nuestra respiración, relacionarnos con los sonidos que nos reconfortan porque nos conectan a la naturaleza: el agua corriendo de un río, el canto de las aves, el silbido del viento entre las hojas de los árboles.

El estar largos ratos en silencio estimula la neurogénesis, lo que hace que se produzcan nuevas neuronas en el hipocampo, que es la parte relativa a la memoria, las emociones y el aprendizaje.

También, se crean nuevas conexiones neuronales al reflexionar en silencio, la mente empieza a generar sinapsis o conexiones entre las neuronas, lo que activa nuestro cerebro y nos hace más inteligentes, nos ayuda a tomar mejores decisiones, ya que nos enfocamos en la parte del cerebro relativa al razonamiento.

Estar en silencio es más efectivo que la música, según un estudio del Centro Nacional de Biotecnología de los Estados Unidos demostró que las personas que se relajan mucho más en silencio que escuchando música relajante.

Ahora que estas consciente de la importancia del silencio, date el tiempo para crear momentos en donde lo único que escuches sea tu respiración, te cuento como lo puedes lograr:

  • Descansa de la música: para estar a solas contigo mismo.
  • Desconéctate del celular: si te es posible hazlo varias veces al día.
  • Respira profundamente: regálate unos minutos para oxigenarte, cierra los ojos y respira por la nariz y suelta el aire por la boca, muy suavemente (repítelo 10 veces) Cuando abras los ojos, permanece un minuto al menos para volver al presente y retomar tus tareas.
  • Observa la naturaleza y el arte: no tienes que ir precisamente al bosque o a una galería, puede ser un simple paseo al parque donde puedas admirar los arboles y alguna obra de arte en la calle.

¿Qué esperas para empezar en poner en práctica el quedarte en silencio y conectar con esas ideas que como emprendedor/a, empresario/a siempre nos hacen falta?

Déjame tu feedback para saber cómo puedo apoyarte o escríbeme a comunicacion@analuciaco.mx 

Con amor, AL.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *